El Dr. Barbarín Arreguín estudió el Bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria y realizó sus estudios de Químico en la Escuela Nacional de Ciencias Químicas; así se inició su vinculación con la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1943, becado por el Presidente Manuel Avila Camacho, viaja a los Estados Unidos de Norteamérica para realizar estudios de doctorado (los cuales no existían en México), en el Instituto Tecnológico de California, conocido como Caltech; de inmediato se da cuenta de los cuantiosos recursos humanos y materiales disponibles en esa institución, en particular para la química experimental. Toma clases con Linus Pauling, Henry Borsook, James Bonner, Frits Went, Robert Emerson, Alfred Sturtevant, Arie Hagen-Smit y Ernest G. Anderson. Trabajando inclusive los veranos, obtiene el doctorado en tres años (1946). Su tesis doctoral sobre el metabolismo de carbohidratos y la formación de la sacarosa en la papa ha sido multicitada desde su publicación hasta 1995.

Regresa a México en Julio de 1946 con su Ph. D. y grandes deseos de poner al servicio de su país los conocimientos adquiridos en tan prestigiada Institución. Los siguientes seis meses busca empleo en investigación o de cualquier otra índole en diversas empresas, sin éxito. El Profesor J. Bonner su director de tesis y profesor de Caltech, le ofrece un puesto como Research Fellow, por lo que regresa a Pasadena, de nuevo a Caltech, y esta segunda estancia se prolongó por 4 años más. La decisión aunque dolorosa, a la postre fue acertada y provechosa, ya que adquirió más experiencia y conocimientos, cimentando sobre bases más firmes su carrera de investigación. Las investigaciones de este período con guayule se publicaron; en ellas se demuestra por primera vez que el acetato-14C (el primer lote empleado, él lo sintetizó microbiológicamente a partir de carbonato de bario marcado) es el precursor del hule natural. Por esta época se estaba demostrando por otros grupos (K.Bloch etc.) que el acetato es también precursor biológico del colesterol y esteroides.

Al reintegrarse a México a fines de 1950, el primer empleo que consigue es en Atenquique como Jefe del Laboratorio químico; donde permanece un año. Deseando hacer investigación pasa después a Syntex (pionero y líder mundial en la producción de esteroides a partir del barbasco mexicano) por invitación del Dr Abraham White director del Depto de Bioquímica. Allí permanece dos años y medio, sin embargo su vocación por la investigación, la docencia y la vida académica ya vivida en Caltech lo motivan a aceptar en Julio de 1954 la invitación del entonces Director del Instituto de Química, doctor Alberto Sandoval para incorporarse como investigador, precisamente cuando la UNAM se estaba cambiando a las modernas y nuevas instalaciones de Ciudad Universitaria, el momento era ideal, ya que se habían creado plazas de tiempo completo para investigadores.

La Fundación Rockefeller, a través del Dr. Miller y gestiones de Sandoval, había hecho un donativo cuantioso al Instituto, que incluía mesas de laboratorio de madera y campanas traídas de E. U. etc. que aún están en servicio. El reto era crear un laboratorio de bioquímica, en un Instituto que contaba ya con una tradición y reconocimiento internacional en Productos Naturales. Los primeros seis meses de su sueldo fueron pagados por la Fundación Rockefeller y desde Febrero de 1955 por la UNAM.

Para sus primeras investigaciones aprovecha la excelente infraestructura instalada en CU y el equipo existente para trabajo químico y tiempo después se adquirió el especializado para trabajo bioquímico, como ultracentrífugas, congeladores etc. Uno de los primeros aparatos que se compraron fue un aparato de Warburg con el que se estudiaron la D-amino ácido oxidasa y su cinética y la glioxalasa de variedades de chile. Con la infraestructura espectroscópica disponible, se diseñaron aplicaciones de la espectroscopía de infrarrojo a reacciones catalizadas por enzimas en soluciones acuosas, usando como celdillas cuadritos de polietileno doblado.

A fines de los años cincuenta, un grupo de jóvenes (14) dedicados a la bioquímica que se reunían en seminarios y pláticas periódicas sobre temas bioquímicos, fundaron en 1957 la Sociedad Mexicana de Bioquímica, Arreguín es uno de ellos.

Un tema favorito de investigación ha sido el estudio de cómo las plantas sintetizan el hule y otros poliisoprenoides y en particular en el látex de Hevea brasiliensis. Así que durante una estancia sabática en el Instituto Max-Planck de bioquímica de Munich, demuestra que el bisfosfato de isopentenilo es parte de la ruta de biosíntesis de los poliisoprenoides, con látex de arbolitos de hevea transportados por avión desde Africa, es decir, en este trabajo se aclara otro paso de la ruta biosintética del hule. Ésta es una contribución y colaboración con el Dr. Feodor Lynen, Director de ese Instituto Alemán, galardonado con el Premio Nobel poco después y que apareció publicada en Biochem. Zeitschr.

Por otro lado, enzimas de la glicólisis y del ciclo de pentosas fueron encontradas y estudiadas en látex fresco de hevea recién recolectado, el cuál era suministrado por personal del Campo Experimental “El Palmar” en Veracruz. Estos estudios sobre enzimas y vías de metabolismo, cómo operan y qué función tienen, es importante y de frontera y contribuye a profundizar nuestro conocimiento de la bioquímica de los organismos, así se han estudiado, esponjas de mar, abulón, etc. Estos estudios comenzaron con su tesis doctoral en la papa y continúan en el presente.

En investigaciones químicas sobre la semilla de Yuca filífera. aisló las filiferinas A y B (glicósidos esteroidales) se demostró su estructura, los azúcares participantes y sus uniones, por resonancia magnética nuclear. Se investigó también el dátil de la yuca y su contenido de azúcares así como las glicosidasas de la semilla.

Sus investigaciones bioquímicas se han diversificado a través de los años, ya que abarcan estudios sobre insectos y sus enzimas: Ceroplastes alboliniatus, Cephalolea presignis. En su laboratorio se han estudiado organismos marinos, tales como esponjas y su sistema alimentario, se han aislado lipasas, proteasas, y celulasas agarasas y alginasas del abulón azul. Recientemente ha incursionado en el estudio de lectinas de organismos acuáticos. Durante algún tiempo estudió las fitohormonas como las giberelinas y el etileno, su participación en la producción de alfa-amilasa y proteasas en semillas y están en proceso estudios metabólicos del ciclo de las pentosas con precursores marcados con 13C empleando técnicas de resonancia de carbon-13. Ha publicado trabajos que tienen aplicación en la enseñanza y que son útiles en el laboratorio, tales como la demostración experimental e introducción a la contracorriente con colorantes, publicado en J. Chem. Education; años después este artículo es seleccionado con otros de esa misma revista para formar el libro Experiments for College Chemistry, el cuál fue publicado por la American Chemical Society. Una ampliación y simplificación para la enseñanza, con programas para el cálculo, lo publica posteriormente en la Revista de la Sociedad Química de México.

Como resultado de su trabajo y planeación unidos al apoyo de la UNAM, el departamento de Bioquímica del Instituto, actualmente constituido por varios laboratorios, posee el personal entrenado, tiene equipo moderno de frontera y sus académicos una amplia experiencia en macromoléculas biológicas: como aislarlas y su caracterización y cristalización y tiene como objetivo final la determinación de su estructura tridimensional por el método de difracción de rayos X. Todo esto se realiza ahora en el departamento de Bioquímica que él formó hace ya 45 años.

Como investigador le ha tocado ser testigo viviente de todos los cambios de la instrumentación y de metodologías que se han vuelto obsoletas con el paso de los años. Él usó en sus investigaciones desde la cromatografía en papel, la de capa fina, después la de gases y últimamente la cromatografía liquida de alta resolución. Él postula: hay que actualizarse todo el tiempo y buscar que los jóvenes trabajen con las herramientas modernas y, de ser posible, las últimas, porque eso acelera nuestro desarrollo y nos permite estar en mejor situación para competir. Su laboratorio y las actividades que allí se desarrollan, son un modelo de modernidad y eficiencia y su productividad debe medirse por la calidad y trascendencia de sus trabajos de investigación.

Su lealtad y dedicación a la UNAM ha sido total y absoluta. Es un investigador y académico por excelencia que ha entregado su vida a servir a la juventud y a formar investigadores en su laboratorio o en la cátedra. Ha impartido cursos de licenciatura y de doctorado en las Facultades Química y de Ciencias de la UNAM desde hace 43 años. Es profesor fundador del Posgrado de Bioquímica de la Facultad de Química y por sus clases de licenciatura han pasado con seguridad miles de jóvenes, dos de ellos fueron Rectores como José Saruhkán (UNAM) y Avedis Aznavourian (UAM), Directores, Jefes de Departamento e Investigadores que son Jefes de Grupo con reconocimiento internacional en la UNAM y en Universidades Estatales, muchos otros han acudido a su laboratorio para realizar tesis o recibir un entrenamiento y capacitación temporal, allí con modestia, no escatima su tiempo ofreciendo una asesoría tutoral crítica y llenándose de satisfacción al ver que sus alumnos aprenden, se superan y con el devenir del tiempo llegan a aventajar a sus maestros.

Ha obtenido financiamiento para 10 proyectos de investigación de CONACYT y DGAPA, con duración de dos años cada uno y obtuvo una colaboración con el Consejo Británico por tres años, con un aporte económico cuantioso en equipo, libros, un vehículo automotor y la estancia de un investigador inglés joven por el mismo período. Sus más de cincuenta trabajos acumulan a la fecha 503 citas bibliográficas. Ha sido miembro del Consejo Interno de su dependencia y de Comisiones Dictaminadoras y recibido medallas y diplomas por 25, 35 y 45 años de servicio en la UNAM, la medalla Andrés Manuel del Río de la Sociedad Química de México, es Investigador Nacional del SNI desde su creación, c miembro Fundador de la Academia Mexicana de Ciencias y también de la Sociedad Mexicana de Bioquímica. El 14 de agosto de 2008 la Universidad Nacional Autónoma de México lo nombró Investigador Emérito.

Hecho en México, Instituto de Química, UNAM, todos los derechos reservados 2009 - 2016. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Circuito Exterior, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán C.P. 04510, Cd de Mx. Tel. 5622 4420, y 5622 4426
Templates Joomla 1.7 by Wordpress themes free