barr3

El Instituto de Química (IQ) de la Universidad Nacional Autónoma de México fue inaugurado el 5 de abril de 1941 en las Instalaciones de Tacuba de la Escuela Nacional de Ciencias Químicas y forma parte del Subsistema de la Investigación Científica.

Su misión inicial, y que cumplió a cabalidad, fue organizar la investigación científica en el campo de la Química en México con la finalidad de Institucionalizarla. Así el Instituto de Química generó el nombramiento de Investigador de Tiempo completo en el campo de la Química, que entró en vigor hasta 1954 en reconocimiento al desempeño académico de Alberto Sandoval y Fernando Orozco, que fueron los primeros en ostentar el nombramiento. Alberto Sandoval fue el primer estudiante en recibir el grado de Doctor por la UNAM en la especialidad de Química, en 1947.

Muchas y muy variadas son las contribuciones que ha hecho el Instituto de Química al desarrollo de la ciencia que cultiva. En los primeros momentos de la expropiación petrolera, que coincide con su fundación, desarrolló la síntesis industrial del tetraetilo de plomo, el antidetonante que permitió comercializar las gasolinas en México y que dejó sin efecto el boicot internacional impuesto al país.

 

Los estudios sobre la alcalinidad del lago de Texcoco llevaron a la fundación de la empresa Sosa Texcoco, cuyo éxito económico en la década de los años 70 es incuestionable. Luis Miramontes, tesista del Instituto de Química vinculado al proyecto industrial de Syntex, logró la preparación del primer anticonceptivo oral, compuesto que revolucionó al mundo en lo social, y que es una aportación que merecía el reconocimiento del premio Nobel. Otros esteroides de importancia farmacéutica fueron el objetivo de diversas síntesis, como la cortisona a partir de la diosgenina o de la hecogenina, lo que dio reconocimiento mundial al Dr. Jesús Romo Armería. 

 

En el instituto de Química se aislaron los primeros sesterterpenos, compuestos terpenoides con 25 átomos de carbono obtenidos a partir de la cera de un insecto que crece en el campus de Ciudad Universitaria. Este descubrimiento, realizado por el Dr. Tirso Ríos y los estudiantes con los que colaboraba, entre ellos los Dres. Leovigildo Quijano, José Calderón, Fernando Colunga, Federico Gómez Garibay, etc., permitió completar el esquema de la biogénesis de los terpenos.

El estudio de los mecanismos de reacción tuvo como sustrato la reacción dienona-fenol, y el asilamiento y caracterización de la biodiversidad estructural, llevó a un desarrollo tal que el Instituto de Química es reconocido mundialmente como la Catedral de las lactonas sesquiterpénicas. También realizó un trabajo notable en el campo de los diterpenoides, sobre todo de salvias. También ha sido pionero en el estudio de la biogénesis terminal de terpenos con los trabajos del Dr. Alfredo Ortega, quien ha logrado simular varios pasos en la biogénesis de lactonas del tipo germacrano hasta psuedoguianólidas en un solo matraz.

Los investigadores en productos naturales del Instituto de Química uno de los departamentos que le dieron origen, han publicado, hasta el año 2009, 891 artículos y han aislado y caracterizado más de 4000 sustancias de origen natural. Se han analizado plantas pertenecientes a 42 familias botánicas de un total de 304 que crecen en México.

El Instituto ha conducido la vanguardia tecnológica en la determinación estructural de compuestos químicos. Hoy día es sede del laboratorio nacional de estructura de macromoléculas, equipado con la mejor tecnología disponible para tal fin, como consecuencia de la tradición que arranca de la adquisición del primer espectrómetro de Resonancia Magnética Nuclear y del primer difractómetro de rayos X en el país. La primera estructura en estado sólido de una proteína obtenida en América Latina se realizó en el Instituto, la de la heveína.

Un estudiante de licenciatura del Instituto de Química, el Dr. Mario Molina, tesista del Dr. Armando Manjarrez obtuvo, como consecuencia de su desarrollo profesional como investigador independiente, el premio Nobel de la disciplina, en el año 1995, y varios de sus miembros han logrado premios nacionales relevantes, pero más importante, han sido factores fundamentales para el desarrollo departamentos de Química y de posgrados relacionados en todo el país.

Hoy día el Instituto de Química impulsado por sus formidables antecedentes, enfrenta una serie de problemas que sabrá resolver con base a liderazgos científicos bien establecidos. Cuenta con cinco departamentos, los dos en los que tuvo su origen, Productos Naturales y Síntesis Orgánica, el departamento de Química Inorgánica con un perfil eminentemente orgánico, el departamento de Bioquímica y el de Fisicoquímica y su comunidad está formada mayoritariamente por expertos en Química, cuya formación en química es la base de sus conocimientos y minoritariamente por académicos en otras disciplinas científicas que coadyuvan a la investigación en química.

El IQ cumple la obligación de impartir educación superior participando como entidad académica responsable de los programas de maestría y doctorado en Ciencias Químicas y del programa de Doctorado en Ciencias Biomédicas. También cuenta con tutores del posgrado en Materiales y en su seno se desarrollan tesis de licenciatura, maestría y doctorado, instrumentos que junto con los proyectos de investigación, repercuten en la formación de personal calificado, agente de cambio de la sociedad mexicana.

 

Hecho en México, Instituto de Química, UNAM, todos los derechos reservados 2009 - 2016. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución. Circuito Exterior, Ciudad Universitaria, Delegación Coyoacán C.P. 04510, Cd de Mx. Tel. 5622 4420, y 5622 4426
Templates Joomla 1.7 by Wordpress themes free